jueves, 20 de marzo de 2014

La persona correcta en el momento equivocado

Prologo

Hace 2 años

Algo está mal lo puedo sentir en mis huesos, en mi corazón. ¿Será que está en el hospital? ¿Estará muy grave? ¿Se podrá recuperar? , esas son las preguntas que se repiten una y otra vez en mi mente.
De algún modo llegamos a la casa de  la abuela es curioso cómo no recuerdo el viaje, ni subirme al auto, solo recuerdo las palabras:Algo le ocurrió a tu padre… desde ahí mi memoria esta borrosa y confusa. Bajo del auto y estoy a unos pasos de la entrada  la puerta está abierta y hay muchas personas dentro de la casa todos curiosamente vestidos de negro, puedo escuchar a alguien llorando pero todo se oye lejano, es como estar fuera de tu cuerpo, como si no fueras tú y lo estuvieras viendo todo desde afuera. Siendo simplemente un observador.

Veo a mi hermano pasar delante de mi estaba tan ensimismada que por poco y me olvido de que el venia conmigo en el auto. Estoy parada en el marco de la puerta de entrada y repentinamente siento un hueco en el lugar donde estaba mi corazón, siento como si alguien me lo estuviera arrancando y puedo sentir el miedo corriendo por mis venas, estoy petrificada en mi lugar el pasillo está lleno de gente todos susurrando, expresiones de lastima y pesar se dibujan en sus rostros cuando me observan y entonces sucede casi lo mismo que ocurrió cuando Moisés separo las aguas, todos se apartan haciendo un camino y al final de este la veo, a mi madre llorando inconsolablemente, está sentada en una de las sillas del comedor de mi abuela tiene su rostro enterrado en sus manos y mi hermano esta arrodillado le está susurrando cosas al oído y le acaricia suavemente la espalda pero parece que ella no reconoce su presencia , puedo ver el dolor y la preocupación en los ojos de mi hermano , quisiera correr hasta ellos exigirle a mi madre que me diga que es lo que está pasando, pero sigo congelada en mi lugar tengo miedo de la respuesta, tengo miedo que las palabras que salgan de su boca hagan realidad mi peor pesadilla, de una que no pueda despertar nunca . De algún modo logro convencer a mis pies de que avancen siento una opresión en mi pecho que me hace más difícil respirar mientras más me acerco a ella, mentalmente me digo que es absurdo que mi peor temor se haya hecho realidad y repito esa frase una y otra vez en mi mente mientras avanzo hacia ella, estoy a unos pocos pasos de ella y escucho las palabras que destruyeron mi mundo y me cambiaron para siempre.






Capítulo 1


Acaba de sonar la campana ¡por fin! Es hora del descanso, la clase de trigonometría fue horrible no es que otra veces sea diferente, para mí las matemáticas son un asco, los entiendo y me va bien pero Dios sabe que los odio.

Estoy empacando mis libros y tratando de salir lo más rápido posible porque mi cerebro no deja de ahogarse en pensamientos sobre tangente y coseno y bla bla bla. Mientras salgo del salón se me une  mi amiga Lisa, en realidad somos un grupo de 6 pero solo a Lisa y a mí nos tocólas mismas clases.
-¿Entendiste el nuevo tema? Pregunta Lisa mientras cierra su mochila -todavía tengo problemas con las gráficas, pero por lo demás no es tan complicado- se encoje de hombros
No puedo evitar resoplar y poner los ojos en blanco –no quiero hablar más de Trigo fue la hora más larga de mi vida- me mira con una ceja arqueada- bueno, tal vez exagero un poquito, pero mi cabeza todavía está tratando de procesar todos esos números y operaciones- protejo mis ojos del sol con mis manos mientras atravesamos el patio para encontrarnos con la chicas en el mismo lugar que hemos tenido durante los últimos tres años, este era nuestro último año y no podía esperar para salir de este maldito lugar, yo definitivamente no entendía a la gente que decía que quería regresar a la secundaria, no puedo decir que no he pasado buenos momentos aquí porque estaría mintiendo pero ¿Qué DEMONIOS? La secundaria no es algo que reviviría y tengo muy buenos argumentos para no querer que sucediera.

Lisa y yo tomamos asiento, fuimos las ultimas en llegar la demás ya se encontraban comiendo y en una acalorada discusión sobre Nick el capitán del equipo de natación y uno de los mejores nadadores del estado. Datos sobre Nick: era uno de los chicos más popular de la escuela, también el más mujeriego pero definitivamente no uno de los más inteligentes y escuchando a mis amigas también el poseedor de un increíble six pack (abdominales)
-Oh por Dios ¿vieron a Nick hoy? Se ve increíble con esa camisa negra que se ajusta perfectamente a su cuerpo y da un buen vistazo de esos deliciosos abs- dijo Alex que prácticamente está babeando
Cara chasque sus dedos en frente de su cara haciéndola volver a la realidad- creo que debería traerte un babero- dijo mientras trataba de sofocar una carcajada, Alex la fulmina con la mirada pero luego también estalla en risas- Puedes culparme? el chico esta para chuparse los dedos o mejor aún… sus abdominales- todos en la mesa estallan en risa por el comentario de Alex y por el gemido que salió de su boca cuando termino la oración.
Bueno, bueno- interfirió Jessica- ya entendimos que te – duda un momento, buscando la palabra adecuada-…gusta Nick, pero tenemos que discutir algo mas- guarda silencio, mientras las demás están expectantes y luego prosiguió con una voz peligrosamente aguda- el baile de graduación- empezaron a aplaudir y hablar todas al mismo tiempo dando ideas y discutiendo sus planes… ahí fue cuando me desconecte de la conversación, yo ya no me sentía parte de su grupo o parte de ellas en absoluto había conocido a estas chicas por casi cuatro años, hacíamos todo juntas, chismoseando sobre chicos, compartiendo “secretos”, consolando corazones rotos pero simplemente ya no me sentía parte de su grupo y ahora sus conversaciones sonaban superficiales y vacías a mis oídos, sentía que no encajaba, era una sensación muy extraña.

Había estado tan perdida en mis pensamientos que no note que todas me miraban expectantes, Lisa me toco el hombro y dijo con voz cantarina-Tierra llamando a Sofía- estaba sentada a mi lado izquierdo seguida de Alex, miro a la chica que conocía desde tanto tiempo, sus ojos cafés oscuros, casi negros, su fino cabello rubio que reflejaba algunos rayos de sol y creaban algo parecido a un halo alrededor de su cabeza, sus delicadas facciones y su tersa piel crema. Era la misma persona no había cambiado mucho en los últimos años, bueno al menos no su personalidad, pero mirándola ahora, a todas ellas, era como ver a un extraño y aun que compartía muchos recuerdos con estas personas ahora eran desconocidas para mi
Sacudo un poco mi cabeza tratando de concentrarme en la conversación –Lo siento, no escuche… ¿Qué pasa?
-¿Qué si ya compraste un vestido para la graduación?- pregunta Amy con tono exasperado no puedo evitar la carcajada que se escapa de mis labios, comprar el vestido era la menor de mis preocupaciones yo ni siquiera quería ir al ridículo baile, solo quería coger mi diploma y lárgame lo más rápido posible de este maldito infierno, no siempre había pensado así, pero las cosas cambian y yo definitivamente había cambia para bien o para mal eso era discutible, pero estoy firme en no volver a la que era. Una chica desesperada por encajar con personas que a veces ni siquiera le agradaban.
Nop, ni siquiera he mirado vestidos- dije antes de dar la última mordida a mi sandwich, juro que su reacción es como si les hubiera dicho que estaba embarazada, todas tiene los ojos muy abiertos, una mirada de desaprobación  y el ceño fruncido para completar todo el atuendo.

Pongo los ojos en blancos-Dios! Dejen esa cara, no es tan importante es solo un vestido- digo totalmente irritada con su exagerada reacción. Amy lanza una mirada asesina mientras dice frustrada- No es solo un vestido, es lo que usaras en el momento en que oficialmente culmines esta etapa y con lo que darás inicio a la siguiente- Wow eso tan profundo salió de su boca? Donde lo abra leído?  ¡Mierda! Me reprendo mentalmente y empiezo a sentir algo de culpa por mi pensamiento anterior cuando Amy agrega- y también es lo que mi sexy novio arrancara después de la fiesta- y Poof! El sentimiento de culpa se desvanece.Las demás sueltan risitas y algunas se ruborizan ante su comentario. Me vuelvo a desconectar de la conversación y observo a estas chicas que una vez considere mis amigas pero ese término ya no encajaba con ellas.
Observo a Jessica que está sentada frente a Alex, Ambas con una hermosa melena caoba pero mientras Alex tenía el cabello corto hasta los hombros y rizado Jessica tenía el cabello unos centímetros más largo y ondulado. Alex con su cutis perfecto,ojos castaños y hermosa piel morena era la única más alta que yo, me recordaba a una amazona,  Jessica por su parte que lucía un piel bronceada, ojos como la miel tenía una mira de cachorro a la cual era difícil resistirse media no más de 1,60cm al igual que Lisa. Luego estaba Cara con el cabello rubio rojizo lacio pero rizado en la puntas que descansaban en la parte baja de su espalda y enormes ojos azules la hacían muy popular entre los chicos ella era  la más bajita del grupo midiendo solo 1,55cm y por ultimo estaba Amy 1,65cm de pura maldad, con su larga cabellera caoba que le llegaba hasta el trasero, ojos como dos pozos negros y una (tengo que admitirlo) hermosa piel marfil completaban el grupo con el cual había compartido muchos momentos (no todos muy buenos) , había podido hablar con ellas de nada y todo a la vez pero ahora sentía una constante incomodidad al hablar con ellas como si nos estuviéramos conociendo por primera vez y no supiera que decir. Es ridículo me sentía como una intrusa en este grupo de chicas que irónicamente era con las que había compartido mucho tiempo en los últimos años y aunque sabía muy bien la razón por la que me sentía así, parte de mí se negaba a dejarlas ir, cada vez que me quería ir los momentos que pasamos juntas se reproducían en mi mente  y no podía hacerlo, todavía esperaba que la incomodidad desapareciera y que aceptaran a la nueva yo, pero creo que ese era el problema no era una “nueva yo” era la de siempre,  pero la ocultaba para poder encajar, era la misma a la que intente cambiar para poder complacer a este grupo de personas, solo esperaba que me aceptaran, pero al parecer me quedaría esperando.

¿Como no me había dado cuenta de que ser yo misma para ellos no era suficiente? ¿Por qué deje q me cambiaran? Había estado tan desesperada por encajar que deje que me convencieran de que ser yo misma no era lo suficientemente bueno.

Me pregunto qué pensaría mi papa, al ver todo lo que estuve dispuesta hacer, todo lo que cambie para poder encajar… Dios! Estaría decepcionado. El pensamiento inmediatamente me causa una punzada de dolor en el corazón como cada vez que lo he tenido porque ya ha cruzado mi mente en otras ocasiones, sacudo mi cabeza tengo que parar, no puedo seguir esa línea de pensamiento o terminare con un nudo en la garganta o peor, con un ataque de pánico.

El sonido de la campana es una distracción bienvenida, me levanto rápidamente de la mesa y camino al bote de basura más cercano a botar los restos de mi almuerzo, mientras camino escaneo el patio un grupo de estudiantes de penúltimo y último año juegan un partido de futbol en la cancha, los profesores sentados en una mesa cercana a la entrada de la cafetería totalmente ignorantes de lo que los rodea, todavía no podía decir si solo era algo que sucedía o si era totalmente deliberado, yo me inclinaba por la segunda opción.  Haciendo mi camino de regreso observe atentamente a… ¿mis amigas? O lo que sea y a nuestra mesa que estaba ubicada junto a un enorme roble, lo que en esta época era increíblemente conveniente ya que brindaba sombra y era un lugar muy fresco considerando el maldito calor que está haciendo, yo prácticamente me estoy deshidratando, bueno eso es un poco exagerado, pero es totalmente cierto que se siente como estar dentro de un jodido horno. Ese había sido nuestro lugar desde siempre, es un lugar con tanto significado, dentro de mi cabeza se empiezan a reproducir los recuerdos como una película desde el primer día en que todas… sacudo la cabeza pero qué demonios! Esta cosa de estar en último año afecta mi sistema o puede ser que todo el absurdo sentimentalismo y la nostalgia sean contagiosos. A solo unos metros de llegar a mi mesa me topo con Gina y Max -¡Hey, Sofía!-  dicen los dos al unísono y no puedo evitar sonreír –Hola chicos- respondo aun sonriendo Gina es una chica guapa no es que no lo halla notado antes, con un hermoso cabello castaño claro y ojos café pardo era unos 2cm más baja que yo (pero bueno, yo era una de las más alta de ultimo año con mi 1,73cm), pero lo que captaba tu atención era su mirada, era como si ella estuviera viendo tu alma, para mí fue algo incómodo pero había visto a muchos chicos ser hipnotizados y cautivados por esa mirada, supongo que provoca una sensación diferente en cada persona.
-como va todo con las barbies?- pregunto Gina con un toque de desdén y sarcasmo, ella solía llamarlas así y aunque pudieras creer que es algo bueno ella definitivamente no lo usaba como un cumplido o al menos no con ellas
Suspiro- bien todo es igual¿que tal si hacemos algo después de la escuela?- Pregunto tratando de cambiar el tema
-Me apunto hoy he tenido un día de mierda y necesito distracción-la palabras de Max me toman con la guardia baja sé que me está mirando esperando alguna negativa pero la verdad es que también he tenido un día de mierda, solo tengo que mirarlo y sonreír con eso basta para que el entienda, es nuestro lenguaje con Max no necesito usar palabras para hacerme entender. Max era Alto 1,80 con un cuerpo increíble,(pero no era algo que todos supieran Max prefería ocultar sus muy bien definidos músculos con ropa holgada lo que lo hacía parecer larguirucho y desgarbado), su cabello negro lucía un mohawk  y esos  impresionante ojos verdes ocultos detrás de unos lentes, lo hacían lucir como un friky.
 Dios! Las apariencias engañaban. Yo podía dar fe de ello.
-Bueno, y que vamos a hacer?-Gina interrumpió mi inspección de Max
–Que tal si vamos por un helado, este maldito calor lo amerita
- Oh, por Dios! Pero si la niña buena ya maldice, estoy tan orgullosa- dice Gina fingiendo lagrimas mientras me abraza.
Me rio mientras le devuelvo el abrazo- Eres una reina del drama-
-Bueno- no tenía que ver a Max para saber que tenía una sonrisa en su cara mientras interrumpía nuestro momento- me apunto nos encontramos en la salida- Max gritaba para que lo escucháramos mientras se alejaba corriendo para llegar a tiempo a su próxima clase.
-Que clase te toca?- Me pregunto Gina aun mirando en la dirección por la que vimos a Max alejarse
Lo pensé un segundo-Salón de estudio y ¿tu? –Gina suspiro-Igual- hizo una pausa dudando-vamos juntas?- el hecho de que dudara para preguntarme algo tan simple me inundo de culpa yo la había descuidado por “las Barbies” muchas veces, mire por encima de su hombro hacia nuestra mesa solo para confirmar mis sospechas, ya estaba vacía, no me sorprende en absoluto, cuando la abeja reina daba la orden todas obedecían y no se percataban si faltaba alguien y ese alguien casi siempre era yo, siempre tuve un problema con eso de seguir órdenes. Le sonreí y enlace nuestros brazos- que estamos esperando?

Llegamos tarde, pero solo nos ganamos una mirada desdeñosa de la señora Ashton , nos acomodamos en la mesa más cercana a la puerta, Lisa me sonrió estaba ubicada en una de las mesas de la parte posterior del salón cerca de la ventana estaba rodeada por varios compañeros de nuestra clase en su mayoría chicos, le sonreí de regreso, de todas Lisa era la que más me agradaba no era superficial o al menos no tanto para los estándares del grupo, tenía un buen sentido del humor y es muy inteligente
-Como va todo con las Barbies? -Pregunto Gina lanzándome una mirada mordaz, ella había notado mi cambio y estaba muy curiosa por saber la razón detrás de este.
Un largo suspiro escapa de mis labios-igual creo, yo… es que yo…- empecé a balbucear, yo no sabía cómo explicarlo- todo es igual pero se siente distinto.-Masaje mis sienes mientras me rio sin humor- es solo que no sé cómo explicarlo
Y entonces porque sigues con ellas?- pregunto Gina, pero no con reproche, solo con genuina curiosidad y algo de preocupación. Pensé un momento en eso y la respuesta era fácil, costumbre y todavía no estaba lista para dejarlas ir yo me seguía aferrando a los buenos momentos que habíamos pasado juntas esos momentos se habían vuelto escasos, ahora ya eran inexistentes. Es difícil dejar ir algo a lo que te has aferrado durante tanto tiempo, yo creía que ese era el lugar donde pertenecía, donde formaba parte de algo. Estaba harta de sentirme perdida. Sola

Pero de repente surgió una razón más una que me había negado a admitir y al igual que las otras veces que la idea cruzaba por mi mente la desechaba de inmediato
De repente me sentí muy cansada-Es… complicado- me miro como si le hubiera dicho que 2+2 es igual a 5, su expresión me hizo gracia
-Que se supone que significa eso? – pregunto claramente irritada, como le explicaba?, mis razones parecerían patéticas, pero es su mayoría me daba vergüenza,  pensé en mentirle en decirle que les debía lealtad, pero esa excusa seria ridícula y ella obviamente no me iba a creer  o podría decirle la verdad a medias, decirle que es difícil dejar el lugar donde crees que pertenecías. Sonaba creíble y técnicamente era la verdad no toda pero eso alcanzaría para convencerla, así que eso fue lo que le dije, pude ver en sus ojos que todavía no estaba convencida- No te creo, sigues ocultando algo- Ops! Todavía no me cree, pongo mi mejor cara de póker mientras le digo- que quieres que te diga?
 – ¡La verdad!-dice con voz exasperada y otra cosa… cansancio? Pero no estoy segura, está mirándome y siento como si me estuviera diseccionando. Aparto mis ojos y miro hacia la ventana, ¿Cómo se lo explico? Lo he intentado antes, pero balbuceaba y divagaba, Gina hacia su mayor esfuerzo por tratar de entender pero por su expresión después de que terminaba mi “explicación” me decía que para ella fue como si le hubiera hablado de la teoría de la relatividad y sinceramente a veces ni yo misma lo entendía, así que ¿cómo iba a explicárselo a los demás cuando yo estaba igual de confundida que ellos?

La única cosa de la que estaba totalmente segura, era que tenía miedo, miedo de que ellas revelaran mis secretos, yo sabía que ellas hablaban de mí a mis espaldas, así como hablaban mal de alguna de las otras cuando no estaba presente, eso siempre me pareció absurdo, éramos amigas, pero a la mínima oportunidad hablábamos mal de una de nosotras. Si! Porque a quien engaño yo también era así,  hasta que fui duramente juzgada y criticada por un montón de cosas y la mitad de esas cosas ni siquiera era cierta.
Yo había sido como ellos, juzgando sin saber los hechos verídicos y las razones detrás de los actos, hasta que, los papeles se intercambiaron y fui juzgada y etiquetada. Me da asco y vergüenza saber que yo fui como ellos, pero aprendí mi lección, a veces no puedes aprender por las experiencias de los demás, por los errores ajenos, a veces necesitas experimentar por ti mismo ciertas cosas para poder aprender la lección. Yo no soy nadie para juzgar a otros, nunca lo fui y mucho menos ahora,  después de todo lo que he hecho, sería una hipócrita.

Miro a Gina, que ahora está concentrada en su libro, ella siempre tuvo la capacidad de saber cuándo necesito un tiempo para aclarar mis pensamientos. Es increíble que ahora seamos amigas considerando que cuando nos conocimos no nos llevábamos del todo bien, en ese entonces ella también me decía Barbie y otros cosas… que no vale la pena mencionar  y yo le decía rarita, cosa que si la pienso mejor, me hacia una hipócrita porque yo también soy como ella, la única diferencia era que yo lo ocultaba para poder encajar y a ella le importa una mierda.

Cuando hablaba con ella y le contaba las cosas de las que me avergonzaba, solo veía comprensión y aceptación en sus ojos. Ella no me juzgo, en esos momentos, ella también confió en mí sus secretos y después de una conversación demasiado emocional y muchas revelaciones después, Ella sonrió y me dijo que no me preocupara que para ella seguía siendo yo, su Barbie rehabilitada como suele llamarme a veces y que ahora me quería incluso más.

No puedo evitar la sonrisa que se dibuja en mi rostro al pensar en ese momento, con ella no tenía que pretender ser alguien más, con ella, ser yo, con todos mis defectos y errores, era  suficiente. Antes de que piense lo que estoy diciendo las palabras salen de mi boca
 - ¿Cómo lo haces?-
 Me mira por encima de su libro, con una ceja arqueada- ¿cómo hago qué?
-que no te importe lo que la gente piensa de ti
Baja su libro y analiza mi pregunta por un momento luego con voz suave responde- porque cuando me importaba y trataba de hacer felices a los demás cambiando quien era para encajar, me di cuenta de que nunca sería suficiente, la gente te va a juzgar sin importar lo que hagas o no hagas, así que ¿porque cambiar cuando el resultado era el mismo? ¿Por qué no hacer lo que yo quería o ser quien yo quisiera?- por un momento se queda callada sumergida en sus pensamientos y con la mirada perdida añade- era el momento de hacerme a MÍ feliz.

…………..


Las clases siguieron su curso, pero yo estaba estancada en ese momento con Gina, sus palabras se repetían en mi cabeza una y otra, y otra vez.
-Sofía… Hola, tierra llamando a Sofía-  Mierda!, miro a Lisa, no tengo la menor idea de que hora es –Lo siento, ¿qué hora es?- tampoco sé dónde estamos, no me acuerdo de mucho en realidad, pero no le voy a decir eso pensara que estoy loca, Claro que por la forma que me mira ya cree que lo estoy. Mi cerebro está atrapado en una niebla de confusión, las clases son un recuerdo inexistente en mi memoria. ¡Genial! Ahora tengo que ponerme al día.
-son la 1, la hora de irnos-duda, antes de preguntar-Mmm… ¿estás bien?-estoy empacando mis libros en mi bolso, así que no puedo ver su cara, pero estoy segura que por el tono de su voz está preocupada-Sip, ¿Por qué preguntas?-
-Bueno, es que la campana sonó y tú estabas como en trance, mirando al vacío- guarda silencio y espera hasta que empezamos a salir del salón- ¿segura?, has estado muy distraída hoy… ¿Qué está pasando en esa cabeza tuya?- no puedo evitar reírme porque esa es la pregunta del millón de dólares, podría decirle que estoy pensando en abandonar su grupo, pero que me aterra, debido a sus lenguas viperinas, pero claro, es difícil decir eso sin herir sus sentimientos y Lisa todavía me agrada. Pongo  mi mejor cara de póker –Nada… solo tonterías, tu sabes el próximo mes será la graduaciony luego la universidad- Me encojo de hombros, eso totalmente la convenció. Siempre fui una buena mentirosa, pero mirando la cara de credulidad de Lisa no puedo evitar sentirme culpable, ella todavía confía en mí y aquí estoy diciendo le mentiras, puedo sentir la culpa inundar mi sistema. ¡PARA!. No es la primera vez que le dices mentiras, ¡mierda!, eso no me hace sentir mejor. Todo el mundo miente, no es como si yo le estuviera ocultando algo TAN importante ¿cierto?
MIERDA!
Hablar con Lisa siempre había sido fácil y muy…natural. Pero ahora todo es diferente o tal vez solo YO soy diferente.

Diviso a Gina y a Max cerca de la puerta de salida-Nos vemos mañana – le digo a Lisa, no le doy tiempo de responder me alejo rápidamente, pero no sin antes ver la mirada de desaprobación en su rostro, me hace sentir como una niña desobediente.

Se supone que al final de clases nos reunimos en “Lazy” el café que queda a pocas cuadras del colegio, es algo así como una tradición, lo hacemos desde siempre, y claramente Lisa no está feliz de que la abandone. Pero su expresión solo de da más ánimos para abandonarla.

Max esta de espaldas a mí, así que le hago una señal a Gina para que no delate mi presencia, cojo impulso y me lanzo sobre la espalda de Max-Pero que…- mis manos agarran sus hombros y mis piernas se envuelven en su cintura. La sorpresa lo hace perder el equilibrio, pero lo recupera rápidamente, evitándonos una muy dolorosa caída de cara contra el pavimento.
-Dios! Casi haces que nos caigamos y perdóname pero que tu te caigas me vale mierda, pero yo no me puedo dar el lujo de estropear mi hermoso rostro- me dejo caer de su espalda y le doy un golpe juguetón en el brazo– Oh, cállate por si no te has dado cuenta, tu rostro ya está estropeado- le respondo con una sonrisa.
Sacude su cabeza y hace un puchero – eres una niña mala- me encojo de hombros- Lo se- y le guiño un ojo, puedo ver el cambio en sus ojos, dura solo un instante pero reconozco ese brillo en sus ojos, no es la primera vez y estoy segura que no será la última. Max me brinda una sonrisa maliciosa
Gina está muerta de la risa debido a nuestra “peculiar” interacción. Cuando está recuperando el aliento, dice- Dejen ya ese coqueteo barato, me van hacer vomitar- Ahora somos Max y yo los que reímos MUY fuerte.
-¿Qué les parece si las invito a un helado?- dice Max cuando recupera el aliento
-Wow! ¿Nos invitas? me siento honrada - dice Gina con fingida sorpresa. Me uno a Gina en su intento de molestarlo, es gracioso que hagamos esto porque Max habitualmente nos invita.
-Oh Dios mío! En serio? Tu invitándonos a … nosotras, creo que voy a llorar- digo limpiándome algunas lágrimas imaginarias
-Cállense, ¿quieren o no? – dice Max con tono exasperado, pero con una sonrisa radiante. Creo que nuestro intento fracaso, como siempre.
Gina y yo nos miramos- Andando- decimos al unísono
Llegamos a nuestra heladería favorita que convenientemente está a solo dos calles de la escuela, nos sentamos en la parte trasera al lado de la ventana, una mesera se acerca y nos entrega los menús y luego se aleja dándonos tiempo de ordenar.
Gina se sentó junto a mí y Max se ubicó frente a nosotras. Estoy ojeando mi menú, cuando… -Auch! Que te pasa?- pregunto algo irritada y sorprendida por el golpe que Gina me acaba de dar en una costilla, Max alza sus ojos de su menú y nos mira inquisitivamente
-Que hace aquí nuestro chico súper estrella?-dice Gina señalando algo en la entrada. Sigo la dirección de su mirada y veo a Nick con alguna chica X* (desconocida) de nuestra escuela
-Es un lugar público ¿no? Él puede estar aquí si quiere
Max mira disimuladamente dejando ganar a su curiosidad- En serio chicas? Que le ven a ese tipo, tiene la palabra IDIOTA grabada por todas partes
-Sí, tienes razón. Él es un idiota, pero un idiota jodidamente atractivo- responde Gina con una sonrisa maliciosa

Nick es el típico chico popular, capitán del equipo, rico y para completar todo el paquete, un mujeriego. Y Gina tenía toda la razón, era jodidamente atractivo, él era 1,78cm de puro musculo, anchos hombros, espalda amplia, brazos y piernas increíbles y unos abdominales, como dicen las chicas, deliciosos. Pero, porque esta clase de chicos siempre tiene un “pero”,  El era un machista, trataba a las chicas como si estuviéramos en pleno siglo 16, en otras palabras las chicas para el eran solo objetos que además eran intercambiables.

Ese pequeño “pero”, quitaba todo su encanto y su atractivo, al menos en lo que a mi respecta.
-Pobre chica-dije con un suspiro
Max me mira sorprendido-¿no quieres intentar cambiar al chico? Ser su excepción y toda esa mierda cursi
-Max, estamos en la vida real, no en un jodido libro, el tipo es un IDIOTA- dije, resaltando la última palabra- pero tienes razón, algún día le llegara una chica que le pondrá el mundo patas arriba
Gina me mira con una ceja arqueada- en serio lo crees? Porque viniendo de una cínica como tú, eso es algo romántico e idealista.- La fulmino con la mirada-No hablo de amor, lo que quiero decir es que cuando juegas con las personas, te arriesgas a encontrar a alguien que juegue mejor que tu.

Gina y Max me miran anonadados-Vaya! Ese fue un comentario muy profundo viniendo de una Ex Barbie-
Hago de mi servilleta una bola y se la arrojo a la cara- JaJa, que gracioso
Gina llama a la mesera- como sea, se acuerdan del porque estamos aquí
Max y yo intercambiamos una mirada-por el helado- digo dudando
-Exacto, dejemos de discutir las fallas del muñeco Ken- Max echa su cabeza hacia atrás y suelta una carcajada, lo que hace que se gane varias miradas de otros clientes. Cuando se recupera dice-Muñeco Ken? Tengo que saber el ¿Por qué? De ese apodo
Gina le da una mirada de superioridad y dice- Porque es la versión masculina del club Barbie… además he escuchado rumores sobre su habilidad sexual* (hace referencia a que el muñeco Ken no tiene pene, una expresión para decir que es malo en la cama)
Ahogo una carcajada con mi mano y trato de enmascararla fingiendo un ataque de tos, Gina me da palmaditas en la espalda siguiéndome el juego, Max por supuesto no es tan discreto
-Eso fue un poco cruel, incluso para ti- le digo a Gina mientras todavía trato de no reír
-¿Por qué? Solo repito lo que escuche- dice con voz socarrona
-vamos ex Barbie, no arruines la diversión-Max me regala su mejor sonrisa y añade- el helado mejorara tu humor- cruzo los brazos sobre mi pecho y lo miro indignada-no trato de arruinar la diversión, solo me parece mal decir cosas de las que no estamos seguros-Puta! La voz me salió más fuerte y repelente de lo que quería-y no me llames así, sabes que no me gusta- digo esta vez, un poco más suave. Levanta las manos en señal de rendición-Esta bien, lo siento-me guiña un ojo. Gina solo sacude la cabeza y nos sonríe, llama a la mesera y le comunica nuestra orden.

Después de eso seguimos bromeando, disfrutando de nuestros helados, riendo y hablando de todo y de nada, alrededor de una hora después, nos despedimos.

…………….


Cuando llego a casa, me recibe la soledad, mi mama trabaja medio tiempo en una oficina de bienes raíces, entra alrededor de la 1 y de camino a la oficina, debió llevar a John  a su práctica de futbol. Al menos no tenía que preocuparme por recogerlo, una de las mamas se encargaba de llevar a todos los chicos del equipo a sus respectivas casas, pero no antes de darles un refrigerio y dejarlos jugar otro poco. Así que tenía 4 horas antes de preocuparme por mi hermano.

Camino a la cocina, todavía con mi maleta en mis hombros, me sirvo el almuerzo, subo las escaleras y entro en mi habitación, enciendo la TV, arrojo mi mochila encima de mi cama y me siento en el suelo en frente de la TV, miro hacia abajo a mi plato. Odio almorzar sola, LO ODIO, después 15 años de desayunar, almorzar y comer en familia, es inevitable no acostumbrarse.

Aunque papa nos dejó una pensión, los crecientes gastos, mi muy próximo ingreso a la universidad y la creciente pasión por el futbol de mi hermano. Hicieron que mama encontrara un empleo de 1 a 6 en la inmobiliaria H&H, le pagan muy bien y era un muy necesario ingreso extra. Yo lo entendía, entendía toda la situación de mierda en la que estábamos, pero aun así , odio almorzar sola, y lastimosamente eso ya era parte de la rutina y lleva 2 malditos años con ella, pero no podía acostumbrarme, mi mente se tomaba ese momento de soledad para vagar por recuerdos que yo quería mantener enterrados o peor, por lo recuerdos de los almuerzos que compartíamos cuando papá todavía vivía.

No como ni la mitad de mi almuerzo, otra cosa que también es habitual, mis “viajes al pasado” no me dejaban con mucho apetito… o alegría.

Envió un mensaje de SOS, cuando recibo la respuesta miro el reloj, todavía faltan una hora. Decido poner música a un volumen que sería considerado ilegal, pero no me importa, lo vecinos más cercanos esta como a 1 kilómetro de distancia. Supermassive black hole resuena en los altavoces, lo que ayuda a callar mis pensamientos y me distrae de la soledad, decidida a mantener mi recuerdos al margen, saco mis libros de mi mochila y reviso en cuales tengo tarea, me encamino a mi escritorio que está en una esquina cercana a la ventana. Mi cuarto no es muy grande, mi cama estaba recostada en la pared justo frente a la ventana, al lado de la cama estaba mi mesa de noche con una pila de libros y mi reloj despertador ubicado peligrosamente en la cima. Las paredes era de un color turquesa, solo un pared estaba decorada con una foto de mi hermano y yo cuando éramos pequeños, es mi favorita, el piso estaba cubierto por una alfombra de felpa o algo así, color marfil. Este es mi refugio, mi pequeño escondite donde puedo ser yo misma, donde puedo llorar y gritar con total libertad sin tener que preocuparme por parecer débil o por la preocupación de mi familia.


Una  hora después, ya había resuelto una serie de problemas matemáticos y me faltaba poco para terminar un ensayo sobre la revolución industrial, escucho el timbre y sé que es lo que estaba esperando, mi dosis de distracción ya está aquí. Bajo las escaleras y abro la puerta y ahí está, mi pequeño y sucio secreto.

7 comentarios:

  1. y cual era el pequeño y sucio secreto? perdón esta parte me dejo curiosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lee la primera linea del próximo capitulo y lo sabrás! :3

      Eliminar
  2. Wow esta historia es adictiva, me gusta como escribes, y yo también quede intrigada.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja ya quiero saber cual será su secreto ♥_♥ no sé por qué me suena un pocoa Hermit de Frog de Marina (si no la conoces te recomiendo la escuches) :D

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Jajaja ya quiero saber cual será su secreto ♥_♥ no sé por qué me suena un pocoa Hermit de Frog de Marina (si no la conoces te recomiendo la escuches) :D

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanto la canción gracias por la recomendación

      Un abrazo!

      Eliminar